//Arzobispo de Barquisimeto bendice la violencia
Arzobispo bendice a violentos

Arzobispo de Barquisimeto bendice la violencia

Si nos faltaba algún detalle loco en el Manicomio Nacional, ahora la Iglesia Católica se involucra en el conflicto entre los violentos y la comunidad, no como mediadora sino como parte del enredo.

La actitud eclesiástica no es de sorprender, dado que se han opuesto desde siempre al proyecto de Chávez, y ahora al gobierno de Maduro. Es normal que se manifiesten opuestos a los procesos identificados con la izquierda. Lo absurdo es que bendigan a los guarimberos, tal como hizo la misma iglesia hace 80 años al bendecir a las fuerzas fascistas de Franco.

El Día de Corpus Christi se celebra en Venezuela con la salida en 11 pueblos de las llamadas “diabladas”, procesiones realizadas por cofradías y que son reconocidas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Pero sólo 11 pueblos cuentan con Diablos Danzantes y Barquisimeto, capital del estado Lara y una de las principales ciudades venezolanas, es de los que no.

Al Arzobipo de Barquisimeto, monseñor López Castillo se le ocurrió, entonces, hacer una procesión con la Divina Pastora (patrona regional) y echó su bendición a los “guarimberos”; es decir, a los jóvenes que luchan violentamente contra el gobierno de Maduro. Esos manganzones se hacen llamar “La resistencia de Lara” y se presentaron a recibir su bendición con capuchas, escudos e imágenes de santos. Todo muy religioso.

Si se observa la entrada inmediatamente anterior, puede verse cómo dejaron sus compañeros de Caracas la Dirección Ejecutiva de la Magistratura. Quemada.

Los larenses, por su parte, dejaron claro que desean ser llamados “libertadores”: “No somos guarimberos, somos libertadores, viva la Divina Pastora (…) somos Resistencia Lara y estamos hoy en la calle con la bendición de nuestra santa madre para que nos proteja y nos acompañe en esta lucha, que es por todos los venezolanos”.

Me encantaría saber qué opinarían Bolívar, Miranda, Sucre, Urdaneta o el mismísimo Jacinto Lara acerca del mote con el que estos locos se quieren hacer llamar.