//La Asamblea de la Quinta República (y piquito)

La Asamblea de la Quinta República (y piquito)

Con la Asamblea Nacional Constituyente, en dos años habrá una nueva Carta Magna en Venezuela. El último cambio constitucional, en 1999, hizo saltar el reloj de la historia de la Cuarta a la Quinta República. ¿Estamos en camino hacia la Sexta República?

Ha pasado mucha agua bajo el puente en estas semanas. Las elecciones del 30 de julio cambiaron el panorama venezolano de varias maneras difíciles de organizar en un texto único, pero por alguna parte hay que comenzar.

Lo primero que se debe aclarar a los lectores es que el nuevo cuerpo legislativo, la Asamblea Nacional Constituyente o (ANC – 545 miembros),  dado que es poder constituyente, está por encima de las demás autoridades electas, incluyendo al Presidente de la República. Aún así, debe actuar dentro del marco que impone la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, hasta que se promulgue el nuevo texto.

La nueva situación venezolana es mucho más compleja de lo que parece. Hay varias consecuencias de las elecciones de constituyentistas que son realmente raras. Veamos lo que ocurre en cada sector.

 

La oposición se reforma y va a elecciones

El primero es un proceso de pacificación de las calles que parece sacado de la chistera de un sombrero. Bastó con que se dieran esas elecciones para que se acabasen las terribles manifestaciones “pacíficas” de los tres meses anteriores. ¿Cómo? No se sabe.

Desde el punto de vista de una oposición con un planteamiento bélico no hay ninguna relación directa entre la celebración de unas elecciones y el abandono de una táctica destinada a derrocar el gobierno. ¿Qué importa que se acaben de hacer elecciones si se está decidido a desconocer un gobierno al que constantemente se acusa de ser una dictadura?

Allup: el primero en anunciar que iría a elecciones

 

Incluso, en su enorme desconcierto, la oposición no aprovechó las declaraciones del gerente de Smartmatic, quien aseguró que los resultados que ellos manejaban eran distintos a los anunciados por el CNE. Ni siquiera pidieron una auditoría. El Comando Zamora, del PSUV, fue quien lo hizo.

Otra interesante consecuencia fue el regreso de los líderes de oposición al redil democrático; es decir, que al parecer el planteamiento del gobierno en las sombras sólo era posible si se concretaba antes de esas elecciones. Ahora irán a las elecciones regionales.

Guevara no está preso, sólo perdió su liderazgo
Guevara no está preso, sólo perdió su liderazgo

 

La consecuencia para quienes aceptaron nombramientos y cargos otorgados por la directiva del ya olvidado Gobierno de Unidad Nacional se encuentran en una situación lamentable. Tres de los magistrados del TSJ paralelo están detenidos; otros cinco, exiliados en Colombia; tres en Panamá, cinco más en Chile, y así.

Mientras tanto los responsables, tales como Julio Borges, Freddy Guevara, Henry Ramos Allup y otros voceros de la MUD, siguen disfrutando de la inmunidad (o impunidad) parlamentaria que les otorga el ser parte de un cuerpo colegiado electo popularmente. Cabe recordar que está en desacato la asamblea, no los diputados como individuos.

Curiosamente y contra lo que se podría esperar, la ANC no ha despojado de sus cargos a los diputados del Legislativo, permitiéndoles conservar su inmunidad. ¿Será por eso que se calmó la calle?

 

Maduro se subordina a la Asamblea

 

Queda claro que el Gobierno nacional, dirigido por Nicolás Maduro, debe obedecer al mandato de la Asamblea, por cuanto ésta tiene poderes superiores a las de los funcionarios del poder constituido. Y el mismo presidente Maduro declaró que estaba subordinado al mandato de la Constituyente.

De modo que la instalación de la ANC en realidad constituye un cambio de gobierno, que ahora ya no es dirigido por el Ejecutivo, sino por los factores de poder que dominan en la nueva asamblea.

 

Diosdado se perfila como el jefe oculto
Diosdado Cabello se perfila como el jefe oculto

Hasta ahora la Asamblea Nacional Constituyente ha tomado algunas decisiones clave. Las dos más importantes se tomaron por unanimidad y a propuesta de Diosdado Cabello. ¡Mande, ñor!

Una de ellas fue plantear que su funcionamiento durará dos años, con lo que supera el período presidencial de Maduro por pocos meses. La ANC de 1999 redactó la actual constitución en seis meses, y alargar la duración de ésta por dos años indica que estamos ante un gobierno de transición.

La otra fue nombrar en la directiva de la misma a la ex canciller Delcy Rodríguez (hermana de Jorge Rodríguez), al ex vicepresidente Aristóbulo Istúriz, y al ex Fiscal General Isaías Rodríguez, como presidente y primer y segundo vicepresidentes de la ANC respectivamente.

Isaías y Aristóbulo también fueron de la directiva en 1999
Isaías y Aristóbulo también fueron de la directiva en 1999

También aprovechó la ANC para destituir a la Fiscal General Luisa Ortega Díaz (quien protagonizó una pintoresca huída) y nombró en su reemplazo al hasta entonces Defensor del Pueblo, Tarek William Saab; decisión particularmente controvertida si tomamos en cuenta que Saab había planteado “no tener estómago” para ser Fiscal.

 

 

 

La Asamblea parece mágica y esperanzadora

Otro cambio impresionante es el que se ha dado en el pueblo llano. Tras el horror vivido durante más de tres meses de violencia en las calles, ahora todas las carencias que mantenían muy baja la imagen del gobierno hasta marzo de 2017 parecen “lo normal”; de modo que la oposición, en su eterno festival de autogoles, le ha puesto el baremo muy bajito al gobierno.

El pueblo ha renovado la esperanza en los líderes del chavismo, sin notar que está depositando sus ilusiones en los mismos nombres que lo hizo durante estos cuatro años, sólo que ahora con cargos distintos y aún más poder que antes.

Algunas de estas personas ya fueron constituyentistas en 1999 y luego fueron diputados de la Asamblea Nacional entre 2005 y 2010, cuando la oposición se quedó sin curules. En esa época desaprovecharon la oportunidad de reformar el Código Civil, el Código de Comercio, el Código Penal… en fin; no lo hicieron cuando fueron electos para eso.

 

De 2005 a 2010 la Asamblea fue chavista
De 2005 a 2010 la Asamblea fue chavista /Infografía: Andrea Hermoso.

 

Como ministros, son los mismos que han permitido, desde la muerte del Comandante Hugo Chávez, un enorme deterioro de las condiciones de vida del pueblo venezolano. Objetivamente, no hay ninguna razón para pensar que vayan a hacerlo mejor que antes. Por el bien de la nación, ojalá lo logren.

En medio de esa esperanza, de esa ilusión renovada, a la gente se le ocurre que la Asamblea es capaz de resolver cualquier cosa, olvidando que su misión es escribir una nueva constitución, no sustituir de un soplo todos los poderes del Estado.

La lista de solicitudes es variopinta y a ratos absurda; he leído últimamente cosas como solicitar la pena de 50 ó 100 años de cárcel para los corruptos, reabrir casos e investigaciones policiales abandonadas hace 40 años, declarar constitucional la recepción de divisas en forma de remesas; en fin, una cantidad de cosas que no tienen por qué incluirse en una Carta Magna sino que pueden plantearse en leyes regulares.

 

¿Una Venezuela no democrática?

Uno de los aspectos más inquietantes de la proclamación de la ANC es la mirada internacional, que se ha dividido en dos bandos.

Por una parte, un grupo de países liderados por Estados Unidos y la Unión Europea, incluyendo a buena parte del vecindario latinoamericano, han considerado írritas las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente y plantean que el país se encuentra bajo una dictadura.

El Mercosur ha expulsado al país de la organización bajo la misma premisa y, con el inesperado giro político de Lenín Moreno, Ecuador también dejó de ser un aliado. En Suramérica sólo queda Bolivia, pero China y Rusia siguen considerándose aliados del gobierno. En realidad protegen sus intereses.

 

Trump no descarta la opción militar /EFE

 

La tensión llegó al paroxismo cuando el presidente estadounidense Donald Trump planteó que no descartaba una opción militar para Venezuela. ¿Recuerdan aquel relato que había que construir, según planteaba Requesens en Miami ? Pues, lo construyeron bien.

La reacción en el continente ha sido de rechazo unánime a la idea de una intervención militar. Hasta el ex presidente mexicano Vicente Fox dijo que no querían una guerra en su vecindario.  Pero también es cierto que tanto Nicolás Maduro como su hijo, Nicolás Maduro Guerra, han vociferado su disposición a un enfrentamiento bélico contra EE.UU.

No es lo mismo llamar al diablo que verlo llegar. Esperemos que las cosas vuelvan a su cauce. A la paz.