//Constituyente: guerra o pax romana (II)

Constituyente: guerra o pax romana (II)

Guerra o paz… continuamos hablando acerca de cómo el llamado a Constituyente genera un nuevo escenario interno para Venezuela, aunque sin solucionar la compleja situación a la que está sometido al país.

La primera parte de este texto está disponible AQUÍ.

Llamado a la guerra con impunidad

Los 18 años que han transcurrido desde febrero de 1999 al día de hoy desmuestran que no hace falta demasiado esfuerzo para que la oposición cometa graves torpezas y pierda apoyo entre los más sensatos de sus seguidores, y también de los llamados “ni ni”.

En la entrega anterior comentamos cómo la oposición, con su violencia desbordada en las calles, ayudó a la cúpula del chavismo a recuperar influencias. Pero ¿fue un acto deliberado del gobierno permitir toda esa violencia? Es probable. Veamos por qué.

El escenario pacífico no era compatible con un llamado a constituyente y, ante la convocatoria violenta, el gobierno pudo haber apresado a los actores de oposición, pero primero era necesario que la oposición se autodestruyese.

 

¿Quien maneja los hilos del poder?
¿Quien maneja los hilos del poder? /Daniel Hernández

 

Con ese fin, el gobierno no le cortó a Requesens, Tintori o Julio Borges la posibilidad de dar discursos y por eso no impidió que hicieran lobby en el escenario internacional. No hay dirigentes de oposición presos, ni siquiera acusados de traición a la Patria, a pesar de que es público y notorio que han solicitado la intervención extranjera (armada o no) en el país.

Los cuatro meses de locura dieron sus frutos, en favor del gobierno. La oposición no puede reconstruirse sin ayuda externa. Mientras acusan al gobierno de ser una dictadura, aceptan participar en las elecciones de gobernadores, bajo unas condiciones aún más complicadas que las que desaprovecharon para la constituyente.

 

¿Objetivos extraordinarios?

El 31 de julio, azuzado por el monstruo violento de la oposición, que al igual que en 2005 decidió no participar, el electorado chavista salió a votar, una parte en favor de la constituyente, y otra en castigo contra la oposición.

Dada la ausencia de la oposición, se trató en la práctica de una elección interna del chavismo dominada claramente por los factores tradicionales del PSUV. El 59% de abstención es una cifra similar a la suma de la abstención histórica con las fuerzas opositoras.

¿24 meses para una nueva constitución?
¿24 meses para una nueva constitución?

La Asamblea Constituyente del 99 tuvo como duración unos 6 meses, suficientes para crear una nueva constitución. Pero esta ANC de 2017 ha establecido su propia duración en dos años, y rápidamente pensamos: ¿dos años para redactar una nueva constitución? ¿O es que la ANC tiene otro objetivo?

El pueblo en general no quería constituyente, el pueblo quería -Y QUIERE-  comida, trabajo y bienestar. Recientemente un amigo me dijo que la constituyente se justifica porque abrió un diálogo abierto entre todos, que incluye a todos los factores del país.

Creer que la Constituyente ha abierto un diálogo a todos los venezolanos es un grave error. Muchos de los venezolanos ni siquiera deseábamos (me incluyo abiertamente) modificar la CRBV. Y muchos otros venezolanos (quizá algo así como el 59%), no tienen acceso a los sistemas participativos porque no tienen vinculación con los constituyentes. Hay que entender que se sigue quedando afuera del diálogo mucha gente de oposición, y no hablo de la cúpula, sino de gente común, votantes “rasos”.

En su momento, sin saber que la oposición se abstendría de participar, avisamos de la posibilidad de que la oposición postulase candidatos, ganase las elecciones y desmantelara la constitución actual, llevándonos a un escenario absurdo, de regreso a la Carta Magna del ‘61.

Pero, una vez constituída la ANC, ¿a qué se dedica? A la retaliación, que es un asunto diferente a la justicia. De haber espíritu de justicia se perseguiría a los dirigente de la MUD con la misma fuerza que se persiguió a la ex fiscal Luisa Ortega Díaz, por ejemplo.

Al final, lo que ocurre tras las elecciones es que hay un poder colegiado, supraconstitucional, que en la práctica es una junta de gobierno que puede, si lo desea, destituir a Maduro, o a quien lo sustituya en 2019, porque el período vencerá en abril de ese año.

Pero ¿y si en 2019 la ANC considera que dos años no es suficiente y deciden extender su mandato? Legalmente, pueden hacerlo.

 

Los asuntos importantes, después

En el seno de la ANC hay muchas voces, con distintos criterios y planteamientos, lo cual es muy bueno, y tienen como única debilidad la característica de ser afines a una sola fracción política del país.

Llama la atención la presencia de Oscar Schemel, quien es parte del grupo que representa a los empresarios. Schemel planteó tempranamente la necesidad de que la ANC se ocupe de enmendar la maltratada economía. Incluso lo entrevistaron en la TV a propósito de este tema.

Los planteamientos de Schemel aún no han generado, al menos que se sepa, reacción alguna en la Comisión de Economía Diversificada y Productiva, una de las 21 que se han conformado en la Asamblea Nacional Constituyente.

Mientras tanto, la situación de indefensión del pueblo ante el aumento indiscriminado de los precios y el hundimiento del bolívar frente al dólar paralelo parece no dolerle a nadie. Sólo Elías Jaua, ex vicepresidente de la República, reconoció que el control de cambio fue, en la práctica, desmontado.

Los pensionados sólo reciben 100 mil al mes
Los pensionados sólo reciben 100 mil al mes

No hay aumento de salario que resuelva este problema. Tal día como hoy, 29 de agosto de 2017, el salario mínimo (250 mil bolívares) no alcanza para 15 kilos de arroz.

Algunos grupos como Alexis Vive, enraizados en las bases populares, reclaman la necesidad de que la economía se recupere primero para los más pobres. Plantean la necesidad de rescatar el valor de las comunas como forma organizativa para la producción. Chávez planteó miles de veces: hay que ir al estado comunal. “¡Comuna o nada!”…

Ninguna de las 21 comisiones se dedica al tema de las comunas.

 

La mirada internacional y la amenaza de guerra

La comunidad latinoamericana ve con malos ojos lo que ocurre en Venezuela. Algunos gobiernos, como los de Argentina, Brasil, Colombia, México, Paraguay y Perú, porque están abiertamente alineados con otra forma de ver el mundo.

Tres, junto a Chile, pertenecen a la Alianza del Pacífico y otros tres al Mercosur. Venezuela no tiene interés (ni cabida) en el primero, y ha sido suspendida del segundo el 5 de agosto, con gran beneplácito por parte de Macri y Temer, y con franca saña por parte de Paraguay, cuya ausencia temporal fue aprovechada para que Venezuela ingresara al bloque.

 

Delcy Rodríguez es clave en la ANC y en Mercosur
Delcy Rodríguez es clave en la ANC y en Mercosur

 

Así que Venezuela ha perdido importantes aliados. Por su parte, la Revolución Ciudadana de Correa ganó las elecciones en Ecuador, pero Lenín Moreno ha traicionado sus postulados, así que sólo queda un discreto apoyo de Uruguay; y el de Bolivia, tan cercano como es posible en este contexto.

La convocatoria a constituyente, legal dado que ha cumplido los requisitos para ello, fue mal manejada por el gobierno y éste ha sido incapaz de demostrar el carácter democrático de la misma; entre otras cosas, porque fue impuesta, no hubo consulta previa. No deja de ser irónico que Delcy Rodríguez, quien como canciller juró que Venezuela no saldría del Mercosur, es ahora la presidente de la ANC.

Y mientras ese cuerpo colegiado se dedicaba a la retórica, Julio Borges, libre como el viento, hizo lobby en Washington, alineándose con Marco Rubio, para “aconsejar” a Trump y el gobierno, lejos de usar sus habilidades diplomáticas (si las tiene), amenaza con llegar “a la Casa Blanca en Nueva York” (Maduro Guerra dixit).

 

Borges se reunió con funcionarios de Washington
Borges se reunió con funcionarios de Washington

 

EEUU asume una actitud idéntica a la adoptada contra Cuba, iniciando un bloqueo que sólo sirve para acentuar el sufrimiento social y que parece destinado a hundir aún más la economía venezolana, pero también a ofrecerle al gobierno un enemigo visible al que culpar por sus propios fracasos.

Ejercicios "militares" en caso de invasión
Ejercicios “militares” en caso de invasión

 

Constituyente ¿de paz?

Un gran pensador y héroe mexicano, Benito Juárez, dijo: “el respeto al derecho ajeno es la paz”.  Estupenda definición, en nuestra opinión. 

En una escena del film “Las bicicletas son para el verano”, se reúnen padre e hijo; sobrevivientes tras la cruenta Guerra Civil Española. El hijo le dice al padre, con alegría, que ha llegado la paz. El padre, republicano, rojo pero pragmático, le contesta: “no hijo, lo que ha llegado no es la paz; es la victoria”.