//¿Cross es más importante que los demás perros?
Cross tras recibir disparo del Sebin

¿Cross es más importante que los demás perros?

Hace pocos días se llevó a cabo el allanamiento a la residencia “Los Verdes”, en El Paraíso, Caracas. El motivo para allanar tales residencias fue la información de que allí se encontraban “enconchados” los violentos que tenían tomada la zona y que impedían el paso normal de la gente hacia y desde sus casas, quemando unidades de transporte y, en general, haciendo destrozos.

23 detenidos en Los Verdes
23 detenidos en Los Verdes

El resultado del operativo fue de 23 detenidos, varias armas incautadas, lo mismo que facsímiles, cascos, escudos, máscaras antigas y otros materiales típicos de los guarimberos. Ojalá reciban el tratamiento que la ley prevé en estos casos.

Hasta ahí todo bien, pero de acuerdo con numerosos testimonios de los vecinos, la Guardia Nacional y el Sebin ingresaron violentamente a la residencia, tumbaron rejas, dañaron vehículos que estaban estacionados, tumbaron las puertas de varios apartamentos e incluso en determinado momento, para deshacerse de los ladridos de un perrito casero, le dispararon en un ojo, dejándolo mortalmente herido.

Cross, que así se llamaba el animalito, fue sacrificado al día siguiente y se convirtió en el héroe de la jornada, siendo elevado a mártir, en sustitución del ya olvidado (nótese ese detalle, Neomar Lander). Los voceros de la oposición, así como caricaturistas, periodistas y opinadores en general han convertido cada muerto (uno por jornada en cuidadosa dosificación) en mártir desechable. Algunos se reciclan una vez (como Pernalete) y otros son olvidados.

Lo cierto es que la oposición “olvida” oportunamente que sus guarimberos talan árboles, queman perros y gatos; acabaron con el único hospital veterinario de la Misión Nevado (dedicada al cuidado de animales de la calle); y han quemado hasta a gente. Esto no es una exageración: ya se ha denunciado que en las protestas violentas algunos guarimberos han rociado gatos y perros con gasolina.

Por supuesto, el caso de Orlando Figuera, apuñalado y quemado en vida por “parecer chavista” ha sido desechado por los medios opositores, con la misma negligencia que los medios estatales apuran el trago de los abusos policiales y militares, pero dedican horas al caso de Figuera.

 

A pesar de este conveniente “olvido”, esta vez ponen el acento en un cachorro en particular, dando muestras de un descaro y una hijoputez absoluta. Sólo Cross importa. Los perritos y gatos anónimos que los guarimberos han quemado por divertirse en todos estos días no merecen respeto. A ustedes, los que han actuado con esa doble moral les digo: ¡son unos cabrones y me dan vergüenza!.

Pero el caso de Cross sí es más importante

Muy a pesar de la indignación que me invade por el manejo hipócrita de la situación, hay un punto que se debe destacar en todo esto. Si bien Cross no es, o no debería ser más importante que los demás animalitos y seres vivos, lo que pudiéramos llamar “el caso Cross” sí es más importante.

Y es más importante porque esta vez el agresor no es un particular, sino un funcionario policial. Es decir, un representante de la ley, cuyo juramento básico es proteger a la población, no agredirla. Ni a ellos ni a sus mascotas.

Lo que ha ocurrido en el caso de Cross es que el terrorismo impuesto por los guarimberos se ha combatido, pero NO con la aplicación de la ley, sino con la aplicación de otro tipo de terrorismo. Terrorismo de Estado.

Dispararle a un perrito inofensivo (que no era un pastor alemán, ni un rottweiler) y herirlo mortalmente para que deje de ladrar no es tan solo una canallada y un acto brutal y despiadado, sino que es un mensaje directo a los vecinos. No digamos ya a los dueños del pobre animalito.

 

¿Cómo convencerlos de lo contrario?

Este caso, además, es más importante, porque así como el caso de la quema de la DEM demostró que los guarimberos son violentos, este otro demuestra que las autoridades no están actuando únicamente en defensa de la ciudadanía, sino que están aprovechando el momento fatídico para amedrentar a la ciudadanía y violar sus propios principios. A diferencia de los guarimberos, que son delincuentes y deben ser procesados y tratados como tales, los responsables de las atrocidades en “Los Verdes” han violado Derechos Humanos.

Los dueños de Cross, los niños de esos edificios, los muchachos que vieron tales barbaridades, jamás entenderán cuando se les diga que esto no es una dictadura. Para ellos, siempre lo será. Es hora de que el Estado atienda, acompañe y ayude a los vecinos de esos edificios, que actúe con seriedad y abandone la cómoda postura de mirar hacia los lados.

Para quienes se pregunten por qué la actuación del Sebin o la GNB constituye una violación a los Derechos Humanos, mientras que las guarimbas por violentas que sean no se califican de ese modo, les recomiendo esta explicación, disponible en mi blog:

CLIC AQUÍ PARA SABER UN POCO ACERCA DE LOS DERECHOS HUMANOS.

P.D. En Los Verdes vive desde hace muchos años la insigne cantante venezolana “Canelita” Medina. A los 78 años, duerme en su apartamento, sola, con la puerta abierta, porque se la derribaron.