//Con mi dólar Dipro no te metas

Con mi dólar Dipro no te metas

En la noche de ayer, jueves 7 de septiembre, el presidente Nicolás Maduro realizó los anuncios económicos que iba a realizar el viernes primero de este mes, según había anunciado el mes pasado que haría. ¿Se entendió? ¿No? Bueno, así es la cosa. Eso sí, el dólar dipro no lo tocó.

Maduro se incorporó a la sesión de la Asamblea Nacional Constituyente con el fin de realizar los anuncios, que pueden resumirse en la entrega de ocho leyes que la ANC debe considerar -es un decir y una formalidad- para su aprobación.

Maduro en su visita a la ANC /Reuters
Maduro en su visita a la ANC /Reuters

Entre esas ocho leyes se encuentran dos dedicadas a la relación entre Venezuela y el mercado de divisas. Ley de Promoción y Protección de Inversión Extranjera, que intentará restituir la confianza de potenciales inversores, y la Ley de Regulación y Funcionamiento para las Casas de Cambio, que permitirá la restitución de esa figura a nivel nacional, aunque sin desmontar el control de cambio.

Y es que el control de cambio es el nudo gordiano de la ecuación económica venezolana. Como hemos planteado antes, la economía venezolana depende del dólar debido a que el 90% de sus exportaciones se comercian en dólares. El petróleo sólo puede comercializarse en la bolsa de petróleo, que opera en esta divisa, o vía convenio, a otros mercados, como el enorme mercado chino.

 

¿Qué es y para qué sirve el Dipro?

 

Es menester recordar que en este momento hay tres precios oficiales del dólar en Venezuela: el Dipro (Bs. 10), el Dicom para empresas (Bs. 3.250) y el Dicom para naturales (Bs. 11.401). El dólar paralelo ya superó la barrera de 20 mil bolívares.

La diferencia entre el Dipro y el paralelo es, por tanto, de 200 mil %, así que obtener dólares Dipro y venderlos al precio paralelo es 50% más beneficioso que ganarse la ruleta dos veces seguidas y apostando todo a un sólo número.

Venezuela es, en este momento, como un gran casino en el que todos los jugadores con acceso a la ruleta ganan, siempre que jueguen. Lo difícil es colarse en el selectísimo grupo que tiene acceso a esa ruleta. Hay gente que puede adquirir, por ejemplo, 100 mil dólares a precio dipro (1 millón de bolívares) y que, apartando sólo 20 mil, puede venderlos al precio paralelo y obtener 400 millones de bolívares. Ese mecanismo es al que llamamos centrífuga.

Evolución del dólar paralelo 2010 - 2017
Evolución del dólar paralelo 2010 – 2017

También es importante recordar que, de acuerdo con el Gobierno, el 95% de las asignaciones de dólares se hacen a través del Dipro. De acuerdo con ello, de cada 100 dólares que se ofertan, sólo 5 pasan a manos de “jugadores” no inscritos en la selección de la ruleta.

 

¿Hay alguna solución?

 

La obvia en una economía normal, no afectada por los intereses políticos, sería desmontar el control de cambio. Pero esto es, desde la lógica de supervivencia del gobierno, inviable: al liberar el dólar, las empresas interesadas en defenestrar al gobierno (casi todas las grandes empresas) comprarían todos los dólares disponibles en las reservas y vaciarían (aún más) las arcas del Estado, conduciendo a la quiebra nacional.

Por lo tanto, y descartada esa solución, quedaría la medida de unificar el precio del tipo de cambio: es decir, eliminar el dólar dipro y tomar uno de los dicom como precio oficial. Esto ayudaría a eliminar el diferencial cambiario que propicia la centrífuga y empobrece al pueblo.

La gasolina es casi gratuita /Reuters
La gasolina es casi gratuita /Reuters

 

Recordemos que el Dipro es un dólar prácticamente gratuito (vale 0,003 dólares al precio del Dicom empresarial) que se asigna exclusivamente a los proveedores de medicinas y alimentos. Es decir que Petróleos de Venezuela y el fisco venezolano se desangran en función de ofrecer al mercado de importaciones, dólares gratis.

Además, en el mercado interno, Pdvsa provee 600 mil barriles diarios de gasolina a un precio risible: 6 bolívares por litro. Ese mismo litro costaría (promedio mundial 1,08 dólares, a Dicom empresarial), 12 mil 400 bolívares. Pdvsa no ha quebrado de milagro.

Todos los dólares a Dipro

 

Ayer, Maduro ha anunciado que el Dicom (sistema de asignación de divisas disponible para empresas y naturales) operará con una cesta de monedas y no con dólares, lo cual permitirá combatir la llamada guerra económica, planteada por medio del dólar paralelo.

Las monedas incorporadas a esta cesta son la rupia india, el rublo ruso y el yuan chino, y Maduro espera lograr incorporar el euro tras una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel.

 

 

Nuevas caras en el vecindario
Nuevas caras en el vecindario

En una primera etapa (la semana que viene), sólo se asignarán yuanes. Esto significa, en dos platos, que ninguna empresa ni particular tendrá acceso a dólares y sólo quedarán disponibles los Dipro. Por supuesto, esto acentúa la escasez de la divisa norteamericana en Venezuela y elevará aún más el costo del billete verde en Venezuela. Conseguir dólares será muy, muy complicado.

Otra consecuencia lógica es que los medianos y pequeños importadores que no tienen acceso a Dipro sólo podrán comprar monedas que no se aceptan universalmente, obligándolos a importar desde China, Rusia o India y, en ultima instancia, a aliados que acepten esas divisas. Lamentablemente, salir de la tiranía del dólar no es fácil, es la moneda preferida para las operaciones de intercambio comercial en casi todo el mundo.

Lo triste del caso es que las empresas que importan alimentos no los venden a precios de dólar Dipro. Por ejemplo, un kilo de carne hipotéticamente importada con ese marcador podría costar 8 dólares + gastos de importación, + 30% de ganancia, supongamos, exagerando, que en el mercado venezolano llegase a los 16 dólares. Serían 160 bolívares.

Pero ni la carne ni ningún alimento se vende a esos precios. Ni siquiera los que vende el Estado a través del Clap. La caja del Clap cuesta, según informó anoche el presidente Maduro, 49 dólares. Debería venderse a un máximo de mil bolívares; sin embargo cuesta más de 25 mil. ¿Por qué el Estado vende con una ganancia del 2500%?

 

El salario crece 10 veces menos que la inflación

 

Entre las medidas anunciadas por el gobierno se cuenta un aumento de salario del 40%, que lo lleva a 136 mil 543,4 bolívares. Contando el bono alimentario (189 mil más), el salario integral llega a 325 mil 544 bolívares.

No obstante, este salario integral sólo alcanza para comprar 10 kilos de carne u 8 cartones de huevos (36 huevos cada una). Es equivalente a menos de un dólar (dicom) diario.

Un mes de salario integral compra la mitad de estos huevos
Un mes de salario integral compra la mitad de estos huevos

 

La inflación acumulada de 2017 es de 366%, según indica la oposición. Usamos esa cifra porque el Banco Central de Venezuela no publica la cifra de inflación desde hace más de un año. Mientras tanto,  la solución del problema, que es eliminar la distorsión del precio del dólar, no ha sido considerada. Con mi dólar Dipro, no te metas.