//Leopoldo López y las diversiones
Leopoldo López obtiene casa por carcel

Leopoldo López y las diversiones

  • La medida del Tribunal Supremo de Justicia que otorgó casa por cárcel a Leopoldo López cambia el tablero de la política venezolana. El gobierno se juega una de sus mejores fichas a cambio de tiempo y comodidad. Veamos cómo.

Las diversiones y la guerra

Esta etapa de la historia venezolana se caracteriza por un juego de estrategias y tácticas relacionadas con el ámbito militar, muy especialmente en las filas gubernamentales. Desde “El arte de la guerra” de Sun Tzu, pasando por el “Oráculo del Guerrero”, hasta los manuales de la CIA y las experiencias del Ejército Libertador, hace dos siglos, se incorpora mucha literatura castrense a partir de la llegada de Chávez al poder.

¿La oposición no leyó a Sun Tzu?
¿La oposición no leyó a Sun Tzu?

 

Una de esas tácticas es la diversión: movimiento divergente de la intención real. Una distracción.

La Batalla de El Rodeo es una de esas diversiones. El Rodeo queda a unos 60 km de Caracas. Bolívar, excelente estratega, inicia 1821 haciendo creer a los comandantes realistas que va a tomar la capital. Pide a Bermúdez, comandante del flanco oriental, que movilice tropas para que parezca que todo el Ejército Libertador se mueve en esa dirección.

Los españoles esperaban una gran batalla. Al llegar a El Rodeo, han movilizado la mayor parte de sus fuerzas hacia allá, con la esperanza de aplastar a Bolívar, pero sólo encuentran a la división de Bermúdez que sin embargo logró repelerlos. Tras una corta batalla, Bermúdez abre el camino hacia Caracas y persigue a los realistas hacia Aragua. Luego se bate en retirada y los españoles llegan exhaustos a Carabobo.

Mientras tanto, Bolívar había movilizado el grueso del Ejército Libertador hacia Valencia sin ser notado por las fuerzas realistas. Plantea batalla y se sella la independencia venezolana.

Este sábado mucha gente quería descansar de la política, del enfrentamiento, del análisis permanente, de la sobredosis de realidad en que se ha convertido Venezuela. Una realidad que aturde hasta enloquecer a la gente.

En vez del anhelado descanso, se produjo un evento que cambió las cosas para los actores involucrados en la pugna del poder. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) otorgó el beneficio humanitario de casa por cárcel a Leopoldo López, el más notable de los llamados “presos políticos”.

Liberen a Leopoldo

Hasta el 5 de noviembre de 2009, Leopoldo López aparecía en la nómina del partido opositor Primero Justicia junto a Henrique Capriles Radonski, Freddy Guevara, Gerardo Blyde y Julio Borges. López decidió montar tienda aparte y en la fecha citada apareció el partido Voluntad Popular.

Este movimiento le permitió ser cabeza de su partido y ser precandidato a la presidencia, sin tener que romper las líneas de Primero Justicia, donde Capriles era el candidato natural. De hecho, con ese partido, Capriles intentó dos veces alcanzar la presidencia de la República, primero contra Chávez y, seis meses más tarde, contra Maduro. Julio Borges, por su parte, es el actual presidente de una Asamblea Nacional que está inhabilitada por desacato, de acuerdo con una sentencia del TSJ.

 

 

Desde los eventos violentos del 12 de febrero de 2014, cuya autoría intelectual fue imputada a Leopoldo López, éste quedó en manos de la justicia, dado que la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, le acuso de ser el autor intelectual de una serie de muertes.

López se entregó el día 18 de ese mismo mes en un evento público, siendo trasladado por el entonces diputado a la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. Por tales hechos fue condenado a 13 años de prisión.

Desde entonces y hasta este sábado, su esposa Lilian Tintori se encargó de liderar una intensa campaña por la liberación de Leopoldo López. “¡Liberen a Leopoldo!” se convirtió en su leit motiv, en su grito de guerra cotidiano. Viajó por todo el mundo recaudando apoyo de líderes de todas partes.

 

Deslegitimación sobre deslegitimación

Nuestro subcontinente se caracteriza por la legitimación del absurdo, pero en la cuna de Bolívar parece haberse instalado un afán similar, aunque opuesto: la deslegitimación de lo lógico y lo legal.

Aquí es importante señalar que en Venezuela el Poder Público no se divide en tres poderes, sino en cinco. A los tres poderes tradicionales (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) se suman el Poder Electoral y el Poder Moral, este último conformado por la Fiscalía General de la República, la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo.

Nuestro país lleva un tiempo largo sin la existencia de un Poder Legislativo en funciones. Tras incorporar a tres diputados impugnados por el Consejo Nacional Electoral (CNE), la Asamblea Nacional fue declarada en desacato. Pero la aprobación del Legislativo es necesaria para ciertas decisiones en materia presupuestaria, así que al Ejecutivo también lo limita esa situación.

 

Maikel Moreno preside el TSJ
Maikel Moreno preside el TSJ

 

En abril de este año, el TSJ, es decir, el cenit del Poder Judicial, emitió sentencias en las que se abrogaba algunas de las funciones correspondientes a la Asamblea Nacional, a fin de permitirle al Ejecutivo ciertas decisiones. Este acto generó una declaración de la Fiscal Luisa Ortega, quien planteó que tales sentencias del TSJ estaban reñidas con el hilo constitucional. También a partir de ese día se instaló la violencia en la cotidianidad del país.

De ahí hasta ahora, la Fiscal General ha ido acercando sus posiciones a las de la oposición, de manera que los factores políticos opositores han retomado fuerzas. Por ejemplo, la Fiscal planteó que la Asamblea Nacional sí era legítima, tras lo cual permitió a la oposición llamar al plebiscito que desean hacer este domingo 16 de julio.

La Fiscal fue citada por el tribunal para un antejuicio al que ella no compareció. Además, Ortega también indicó que los miembros del TSJ eran ilegítimos, incluyendo al presidente del mismo, Maikel Moreno.

De modo que la oposición estaba desmantelando, por medio de Ortega Díaz, la integridad del Poder Público venezolano; planteando a la opinión pública nacional e internacional que el Estado se encuentra dividido dado que cada poder deslegitima al otro.

La lectura que hemos hecho en Manicomio Nacional en torno a esa situación era que la oposición procuraba generar un interlocutor válido en instancias internacionales, a fin de poder negociar alianzas, sanciones, formar un gobierno paralelo y, sobre todo, legitimar el plebiscito del 16 de julio, que no cuenta con ningún asidero jurídico.

Desde el punto de vista legal ese plebiscito es una gran encuesta, y como instrumento de medición, está viciado por su sesgo, dado que lógicamente, ningún partidario del gobierno asistirá a ese llamado.

¿Leopoldo o Luisa?

Hasta este sábado, Leopoldo López estaba recluido en la cárcel de Ramo Verde, en condiciones de salubridad, atención y comodidad infinitamente superiores a las de cualquier delincuente común. La sentencia de este sábado, que otorga a Leopoldo López el beneficio de prisión domiciliaria, mejora su situación, pero genera un enorme problema a la oposición.

Tal beneficio, con la firma del mismo Maikel Moreno, es emitido por el TSJ, institución que de acuerdo con la oposición, es ilegítimo. Acatar y recibir con alegría la decisión del tribunal implica legitimarlo; romper la espiral de deslegitimaciones que ya rozaba el paroxismo. No acatarla implica devolver a Leopoldo a Ramo Verde (vale decir que ya está en su casa).

 

Luisa Ortega Díaz
Enviada a la papelera de reciclaje

El gobierno esta vez ha puesto en jaque todo el planteamiento de la oposición, dado que ahora éstos deberán aceptar que el TSJ es legítimo, y con ello lanzar a Ortega al foso de los leones, o reclamar la ilegitimidad del TSJ y devolver a Leopoldo López a su lugar de reclusión.

Por supuesto, las voces internacionales que con tanto esfuerzo acopió Lilian Tintori, incluyendo la de Luis Almagro, Secretario General de la Organización de Estados Americanos, no pueden rechazar la medida humanitaria en favor de Leopoldo, dado que llevan tres años exigiéndola.

Por otra parte, no hay manera de devolver a López a Ramo Verde (con lo que queda claro que el Ejecutivo sigue mandando), y de una u otra manera, el TSJ queda en muy buena posición con lo ocurrido. A Luisa Ortega le acaba de pasar lo mismo que a Carlos Ortega tras el fallido paro de 2002. Fue utilizada y ahor van al canasto de la basura. ¿Serán cosas del apellido?

Leopoldo ya no es mártir

La medida en favor de Leopoldo López tiene además otra lectura. Si el gobierno de Maduro y el PSUV o sus derivados se mantuviesen en el poder durante 10 o 12 años más, al cumplir su sentencia, éste se habría convertido en un mártir de la resistencia. Ya por ahí lo llamaban, con mucho desconocimiento de la historia y también con mucho atrevimiento, como “el Mandela venezolano”.

Con López en casa el discurso de que está siendo torturado, el de la martirización del héroe que se inmola por la causa libertaria, pierde todo sentido. Capriles Radonski está inhabilitado. Julio Borges preside la Asamblea Nacional (en desacato) y Freddy Guevara regresa a su espacio habitual en Voluntad Popular; el numero dos.

 

Ramos Allup se desmarca
Ramos Allup se desmarca

Henry Ramos Allup, anterior presidente de la Asamblea Nacional y máxima figura del histórico partido Acción Democrática ya se desmarcó de la violencia, aunque también planteó que el plebiscito va.

El regreso de Guevara al puesto 2 de la organización lo obliga a ser más comedido. Tras un breve período en el que se convirtió en el principal vocero del sector de la oposición que propugna la violencia en las calles, ahora deberá medir mejor sus pasos.

Lilian Tintori agradeció a Jorge Rodríguez (Alcalde de Caracas) y a su hermana Delcy (Ex Canciller de la República), al tiempo que habló de la necesidad de paz en el país. Habló de que las partes se han reunido en función de buscar solución, de unir esfuerzos. También aprovechó para decir que Leopoldo era torturado; o sea, vuelve sobre el tema de los Derechos Humanos.

Requesens, por su parte, dio un paso en falso al solicitar casi explícitamente una intervención extranjera contra Venezuela en un foro en Miami el 6 de julio, o sea, dos días antes de la medida.

La oposición sale perdiendo en el corto plazo, porque la llegada de López a su casa implica la pérdida de una de sus salidas planteadas, al quedar fuera de duda la legitimidad del TSJ. No obstante, el gobierno no sale ganando del todo: si lo vemos como un ajedrez, el Ejecutivo ha entregado una pieza de alto valor a cambio de ventaja posicional.

 

Tintori ahora defiende la CRBV
Tintori ahora defiende la CRBV

 

Esta jugada divide a la oposición y dispersa las fuerzas más violentas, así como obliga a repensar la efectividad del famoso plebiscito del 16 de julio. Pero también divide al chavismo de base, que cada vez tiene más razones para desconfiar de la unidad de los factores revolucionarios, y plantearse la existencia de un pacto entre las cúpulas del PSUV y la MUD.

En el aspecto internacional, el gobierno tiene ahora un acto concreto con el que puede demostrar que las negociaciones -con Rodriguez Zapatero de testigo- sí dan resultados. Almagro tendrá que pensarlo mejor antes de emitir juicios en torno a los Derechos Humanos en Venezuela.

La oposición se entrampó en un juego violento que han probado varias veces en 18 años sin éxito alguno, y que le sirvió a Maduro para recuperarse en las encuestas: ante un ataque violento, el chavismo cerró filas, con todo y las profundas diferencias que actualmente lo dividen. En resumen, el gobierno ha comprado tiempo una vez más.

Ahora se necesita pacificar un poco las calles para poder llevar adelante la constituyente sin mayores trabas. Hay más de 14 millones de personas que tienen el Carnet de la Patria y de esos, muy probablemente voten en la constituyente unos 10 millones. Con eso le basta al gobierno para legitimar el proceso y sentarse calmadamente a escribir una nueva constitución.