//Los bobos de Desorden Público
Músicos de Desorden Público

Los bobos de Desorden Público

En estos días se ha armado un revuelo tremendo porque los músicos de Desorden Público van a ofrecer un concierto en una ciudad estadounidense. Bueno, en realidad el revuelo no se debe al concierto, sino al afiche con el que lo anuncia la agrupación.

Resulta que la agrupación Desorden Público tiene ya más de 30 años de existencia y este año se cumplen -y se celebra con su respectivo concierto- los 20 años del lanzamiento del disco “Plomo Revienta” que, claro está, se lanzó en 1997, un año antes de que Chávez llegase al poder.

Para quienes no los hayan escuchado, resulta que Desorden Público tomó su nombre de la Brigada de Orden Público de la ya extinta Policía Metropolitana que, allá por los ‘80 y ‘90 era especialista en caerle a plomo a quien se le ocurriera salir a protestar.

Sus primeros éxitos están en el primer vinil que grabaron, allá en 1988, y fueron “Skapate conmigo”, “Zapatos resbalosos” y la emblemática “Políticos paralíticos”. De ahí en adelante la agrupación siguió escribiendo y cantando muchos temas graciosos e insustanciales, pero también algunos temas que protestaban contra el status quo, de modo que al hacerle seguimiento a esos temas uno puede hacerse una idea de la situación por la que atravesaba el país en ese momento.

 

 

En fin, el problema es que el afiche con el que se anuncia el concierto de celebración por los 20 años del disco presenta a una Caracas en llamas, tal como se está viviendo ahora, incluso con un avión en actitud de ataque, los cual conecta con el increíble episodio del helicóptero del CICPC.

LA PRIMERA BOBERÍA

Y ahí es donde aparecen los bobos. Estos ojos han visto cómo se acusa a Horacio Blanco (líder del grupo) de colocar ese afiche a propósito para contribuir a azuzar las protestas caraqueñas y joderle la vida al chavismo, a la revolución, a Maduro, porque los músicos de DP son opositores. Esa me parece la primera bobería.

Aquí aprovecho para aclarar algo. Hace mucho tiempo que no estoy de acuerdo ni con los planteamientos de Desorden Público, que no hace más que lanzarle duro al gobierno; ni con la costumbre masoquista que tiene el gobierno de estarlos contratando. Una de las últimas veces aprovecharon las tarimas gubernamentales para llamar ladrones a los políticos que los acababan de contratar.

Pero volvamos al afiche. ¿El afiche es político? sí. ¿Es actual? Pues… sí y no. Resulta que el afiche es casi idéntico a la portada original del disco que cumple 20 años.

En resumen, aunque va como anillo al dedo y eso no se puede negar, ese diseño no está hecho para 2017 sino que explica la situacion de 1997. Por puras circunstancias del destino la situación de Caracas, justo a 20 años del diseño de esa portada, es así de caótica. Yo, sinceramente, no creo que Horacio y el resto de DP hayan tenido un plan prefabricado desde esa época.

Lo que yo sí le reclamaría a los integrantes de Desorden Público es no haber tenido la gentileza de diseñar un afiche distinto, por un asunto de respeto a la tensa situación caraqueña. Si hubieran sido un grupo neoyorquino y aparecieran las Torres Gemelas, seguramente las quitarían por respeto a las víctimas. Pero no lo hicieron. Y eso sí me parece censurable.

LA SEGUNDA BOBERÍA

Si ya sabemos que Desorden Público le hace seguimiento a la situación política del país, ¿por qué no usar contra la oposición sus propias armas? Por ejemplo, se les puede decir que en 1997, un año antes del gobierno de Chávez, Desorden Público ya percibía a Caracas como una ciudad caótica, en llamas, y llena de balas.

Miren esto:  aquí está el listado de canciones del disco Plomo Revienta (1997).

1. Intro
2. Allá Cayó
3. Molotov Love
4. Shing-a-ling Rub-a-dub
5. El Racismo Es Una Enfermedad
6. Látex
7. Vaivén
8. Valle de Balas
9. (El Tumbao De) Simón Guacamayo
10. Manuela
11. Paranoia Club
12. Zamuro
13. El Chacal
14. El Día Que Prohibieron El Sexo y la Violencia En la Tele
15. Del Cazador Al Volta
16. ¿A Dónde la Llevas?
17. Outro

El tema “Allá cayó” (y dibujaron su muñequito ‘e tiza en la acera) es perfecto para ilustrar cómo andanban las cosas ¡EN 1997, ANTES DE CHÁVEZ!, y es perfecta para recordarle a la oposición irracional que Caracas ya era un infierno antes de 1998. Los nombres de “Valle de balas” o “El racismo es una enfermedad” también sirven para mostrar que en Caracas las cosas estaban en candela hace 20 años.

A los chamos los mataban en la calle para quitarles un par de zapatos, y por muy opositores que sean Horacio y sus músicos, no podrán negar que ellos mismos lo denunciaban en 1997, como tampoco podrán negar que en 1988 ellos querían que los políticos fueran paralíticos. Los mismos viejos políticos que, como Ramos Allup, ahora pretenden volver al poder.

Así lo cantaban ellos mismos.

Pero los bobos no se dan cuenta, porque en vez de demostrar cosas fácilmente con las herramientas que están a mano, andan pendientes de seguir peleando. País de locos, y bobos.