//Pasaportes prorrogados: señal de colapso